Del por qué Superman es mi personaje favorito

Desde que llegó de Estados Unidos como un souvenir del viaje de alguien hace 20 años, es que aparece el mismo adorno de Superman en las tortas de mis cumpleaños, incluso una vez no lo pusieron y no se empezó a cantar hasta que encontramos el adorno (lo chistoso es que el resto se dio cuenta, yo no). Este año no fue la excepción y nuevamente estuvo presente en la torta.

Yo lo tomaba como una tradición tácita por el simple hecho que “leo comics y esas cosas”, hasta que ayer mi sobrino me preguntó: “¿por qué ponen un Superman en la torta?” a lo que respondí: “Porque es mi personaje favorito” y me replicó “ahh el mío es Batman”.

De esa sencilla conversación de un treintañero que ya inició el camino a los 40 y un niño de 7 años salió esta reflexión ¿por qué elijo a Superman?

En el colegio mi personaje era Batman, como al 90% de los adolescentes que tenían alguna vinculación con los comics, pero con el paso del tiempo el personaje se ha vuelto tan oscuro, obsesivo y hasta algo facistoide que dejó de ser mi elección y me alineé más con el azuloso.

Hoy Batman es tan popular que cualquier persona que tenga conocimiento de cultura Pop lo conoce y Superman ha sido relegado al segundo lugar porque “nadie con ese poder puede ser tan igenuamente bueno” o “que representa el status quo y el imperialismo yanqui” (idea enormemente pelotuda) entre otra serie de argumentos.

¿Entonces elijo a Superman simplemente por ser contracultural? En parte sí, pero también Superman significa creer en lo imposible. Creer que  un hombre puede volar y todas esas cosas fantabulosas, significa de alguna forma que  nosotros podríamos ser tan increíbles como él, de alguna forma sus aventuras nos pueden hacer mejorar como personas, porque en esencia Superman es un tipo con demasiado poder que hace lo correcto y eso rompe con el paradigma que ha impuesto Lord Acton de que “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” y esto puede ser totalmente posible porque al final del día Superman en una invención humana.

Alan Moore (alguna vez escritor de comics de superhéroes) planteó que los superhéroes son figuras imaginarias que están orientadas para el consumo de niños y adolescentes, y por lo tanto los adultos no deberían de leer ni siquiera creer en la mera posibilidad del concepto, porque un adulto debería estar “curtido” con el funcionar del mundo al tener asimilado todas las carencias que el imaginario super heroico provee cuando somos niños/adolecentes. Tal vez tenga razón, pero en los días que vivimos igual puede ser algo esperanzador pensar en algún momento que en un hombre puede volar, hacer el bien y ser una figura de inspiración para el resto del mundo.

Estoy consciente que hay literatura que muestra a un Superman malo, o textos que plantea que Superman es un sucedáneo de la figura de cristo, en un mundo donde todavía se lucha entre el paradigma teológico vs cientifico y bla-bla-bla.  Pero es mi interpretación, y es tan válida como cualquiera que esté dando vueltas en esta cosa llamada Internet.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fecha de publicación: 24/08/2016. | Categorizado en: Comics y Series, Personal | Etiquteado en: ,

Comenta con Facebook

Comenta con Facebook

Comentar

Lee más entradas de Comics y Series, Personal