Haciendo el camino: Una bitacora sobre el transcurso de la vida

Hand. Cannot. Erase. Buscando el legado definitivo

Ha pasado una semana  desde que estoy escuchando Hand. Cannot. Erase. de Steven Wilson y pese que concuerdo con (hasta ahora) todos los reviews que he leído que es un disco increíble, hay algo que me molesta. Tal vez pudo haber sido una sobreexpectativa al creer que iba a sonar más similar a Insurgentes, y por eso se volvió un desconcierto lo que escuché  (dejando en claro que es buenísimo lo que se escucha). Lo que me pasa es que a 6 años de Insurgentes siento que la carrera de Wilson adolece de una marca 100% distintiva con que uno diga “ahh esto es Steven Wilson”.

Pero tal vez él no esté buscando un nuevo sonido distintivo sino que lo que está haciendo es convergir todas sus influencias con todos sus trabajos fuera de Porcupine Tree en un solo ente y decir “todo esto soy yo”. Si lo vemos así, Hand. Cannot. Erase. cumple con ese objetivo.

Siguiendo con sus obsesiones personales, que son el aislamiento en el mundo moderno y la muerte, Wilson construye un relato basado en el caso de Joyce Carol Vincent, una mujer de Londres que, luego de cambiarse de casa, pierde el contacto con sus conocidos y familiares, y es encontrada muerta en su departamento tres años después. Si bien las temáticas  ya la hemos escuchado en trabajos anteriores, la gran novedad en este sentido es que para reforzar el punto de vista femenino en el que está construido el relato, Wilson ocupa voces de mujeres para segmentos narrados y cantados, destacando la voz de Ninet Tayeb en varias canciones.

Y con ese marco conceptual empieza este relato con First Regret, con un sonido electrónico que captura muy bien la sensación de estar en un entorno urbano de estos días. Es un genial tema instrumental  pero de muy corta duración en que gran parte se puede escuchar en el Teaser del disco.

Con el siguiente tema empieza el primero de una serie larga de desconciertos, porque 3 Years Older sonoramente nos traslada a 1977 con una intro cuya estructura musical está sacada en su gran mayoría del A Farewell to kings de Rush con ciertos toques de Yes al final del tema. Estuve mucho rato desconcertado, preguntándome  por qué de este cambio de sonoridad tan drástico, pero cuando compré el disco y empecé a leer la historia de la protagonista, ésta nace a finales de los 70…es una idea absurdísima pero tal vez la sonoridad  de este tema tenga relación con algunos relato de la infancia que se narra, de nuevo es una suposición loca pero es la única que me calza para que haya un cambio sonoro tan radical.

Después viene los momentos más pop del disco, pero no necesariamente los más alegres. Hand Canot Erase, sintetiza en cuatro minutos la idea del amor en tiempos de soledad e individualismo, seguida por Perfect Life, que teniendo de fondo una base electrónica, narra el breve periodo de felicidad de la protagonista en su pubertad.

Ya con Routine Wilson nos adentra a las canciones atmosféricas, en este caso un tema  algo ahogante para ejemplificar  la desesperación del personaje de estar atrapado en la rutina, acá  Ninet Tayeb en la voz se luce para plasmar eso.

Con la dupleta Home Invasion /Regret #9 volvemos a tener otro cambio sonoro notorio. Si con 3 Years Older teníamos el clásico sonido progresivo de los 70’,  con estos temas volvemos a sonidos más recientes, escuchando una mezcla entre Dream Theater y King Crimson del 2003 e incluso hay  referencia a bandas contemporáneas más oscuras como RPWL. Hablando a nivel lírico aparece otra de las obsesiones de Wilson, que es su crítica a la tecnología, en este caso  a la invasión de la tecnología en nuestras vidas casera y como a veces  nuestra sobre dependencia nos hace perder más tiempo de lo necesario.

Transience es un breve paraje atmosférico, sacado de algún soundtrack de película de cine arte ambientado en los 70’ con cierta sonoridad floydeana, que, coincidentemente su lírica vuelve a la infancia del personaje, donde recuerda como ella vislumbraba el futuro, a modo de preparativo para Ancestral, el tema más denso del disco donde la protagonista se ve enfrentada con su presente donde ella tiene que tomar la decisión de literalmente qué hacer con su vida.

Al final el álbum cierra con las epilogares Happy Returns y Ascendant Here On…  canciones de corte un poco más alegres, donde al final Wilson deja un final abierto para que nosotros decidamos cual fue el destino de la protagonista.

No queda duda que Hand. Cannot. Erase. es el trabajo más ambicioso de la carrera solista de Steven Wilson a la fecha y por lo menos hasta el momento de escribir esta entrada, se proyecta también como el más exitoso en ventas. Y si me preguntan, lo encuentro superior a The Raven That Refused To Sing, que es harto decir ya es ese es un muy buen disco. Sin embargo todavía sigo esperando el disco que supere a Insurgentes, pienso que todavía no explota el disco definitivo de Steven Wilson,  tal vez en su obsesión de diferenciarse de Porcupine Tree trata de evitar ciertos caminos que lo asocien a su encarnación más conocida lo cual evita que pueda expresar todo su potencial creativo y crear su máxima obra, esa que genere un legado eterno que “la mano no pueda borrar”.

steven-wilson-hand-cannot-erase

Fecha de publicación: 08/03/2015. | Categorizado en: Música | Etiquteado en: , , ,