Haciendo el camino: Una bitacora sobre el transcurso de la vida

La segunda naturaleza de Flying Colors

Second NatureEn principio no tenía pensado escribir nada de este disco, como que he estado en otra en estos meses y no se me ha dado sentarme a tipear sobre la música que ha salido y que he escuchado, pero en el caso de este álbum en particular, tenía que decir algo, porque pasé en un mes de sentirme decepcionado con el disco a encontrarlo la raja, tal vez porque en un comienzo no entendí su naturaleza, la segunda naturaleza de Flying Colors.

Si hubiese que definir Flyng Colors en su primer disco, sería como una reencarnación de Toto en cuanto a que son todos músicos virtuosos tocando canciones oreja gracias a la voz de Casey McPherson y la guía del productor Peter Collins (Gary Moore, Bon Jovi, Rush, Air Supply, etc), pero todo dentro de una onda algo ecléctica que hacía que fuese súper llamativo para el auditor.

Entonces cuando se anunció la salida de Second Nature con Mask Machine como single, me imaginé que la banda seguiría con la misma fórmula del primer disco, pero con un sonido más modernoso… y me equivoqué rotundamente porque Mask Machine es la única canción modernosa. Con esto comenzaba una serie de concepciones erróneas que se siguieron durante las primeras escuchadas del Second Nature .

Cuando empecé a escuchar Open Up Your Eyes y ya sabiendo que Peter Collins no produjo el álbum, se me vino a la cabeza la idea que el disco iba a ser mucho más progresivo, pero nuevamente erré, porque no hay más canciones de esa características, es más, se empiezan a asomar sorpresas como un tema medio folk con acordeón incluido como es One Love Forever, seguida de una balada góspel como Peaceful Harbor, realmente no entendía nada este disco.

Todo esto finiquitado con esa disonancia cognitiva llamada Cosmic Symphony, porque si al final del disco anterior cerraban con una canción más grande que la vida como lo es Infinite Fire acá te vendían una “sinfonía Cósmica” divida en movimientos lista para ser el gran cierre épico…y no fue así, además cierra de una manera bien extraña porque queda la sensación que falta una canción más, que ese no podía ser el cierre del álbum. Todo se configuró para que yo quedase con un dejo amargo luego de terminar de escucharlo.

Pero había algo que me hizo darle una segunda oportunidad, había algo latente en el disco y tenía que darle el enfoque adecuado.

Y de algún modo el nombre del disco lo dice: hay una segunda naturaleza en Flying Colors, ya no es el experimento Rock/Pop ecléctico, si bien sigue siendo Rock , Second Nature presenta a una banda más bien tipo AOR y eso explica en parte la configuración de sus temas. Pero hay algo más en particular que hace distintivo a Second Nature: hay una sensación de melancolía que se asoma en todo el álbum, que contrasta con Mask Machine que es la excepción del disco.

Empezando por el piano de Open Up Your Eyes , luego en el coro de Bombs Away con su interludio violinezco, el álbum muestra momentos de melancolía, incluso una canción como A Place In Your World que a primera escuchada puede sonar alegre tiene su tinte de melancolía, ni hablar Peaceful Harbor.

Pero una cosa es que una canción sea melancólica y otra cosa es que te genere melancolía y la que produce esa sensación es sin dudas Cosmic Symphony.

Quitando el bache de la elección del nombre, Cosmic Symphony es una tremenda canción, que por su inicio y estructura recuerda a Trial Of Tears, pero mucho más orientada a la lírica, que es lo importante ya que se lleva el peso de la canción, todo un mérito considerando que dura 12 minutos y que se te hace nada, incluso la primera vez que la escuchas. Tal vez lo llamativo de esto es que no es una canción musicalmente compleja, pero sí muy bien armada para que la música conduzca la narración lírica, logrando conectar al que escucha con las emociones del interprete, y eso me pasa con esta canción, me conecta con la melancolía de sus palabras y es todo un logro ya que por lo general yo soy muy de sonoridad, en el sentido que cuando escucho un tema la lírica casi no la proceso, pero como esta canción necesariamente el peso lo lleva la lírica, la atención está en ella y me doy cuenta de cómo la sonoridad está al servicio de la lírica y como lo logra hacer por 12 minutos. En el momento de darme cuenta de todo esto Cosmic Symphony se convirtió en mi favorita del disco.

Sería erróneo comparar este álbum con su predecesor porque provienen de dos naturalezas distintas, de hecho fue ese error el que me llevó en primera instancia no disfrutar el álbum, pero ajustado el enfoque Second Nature se vuelve un candidato al disco del 2014.

Fecha de publicación: 26/10/2014. | Categorizado en: Música, Personal | Etiquteado en: , ,