Haciendo el camino: Una bitacora sobre el transcurso de la vida

Cerati: Parte de la historia de mi vida


¿Cómo sabes que alguien famoso de alguna manera marcó tu vida? Porque al momento de morir te das cuenta de eso, porque resientes su pérdida y si te estás dando cuenta que la sensación es generalizada, el famoso ya es más que eso, es un grande, una leyenda.

Y eso pasa con Gustavo Cerati, porque desde cualquier ángulo el tipo fue un monstruo. En mi caso desde el punto de vista de alguien que consume música y toca un instrumento, Cerati era el músico definitivo: Gran letrista, gran compositor de canciones, y un guitarrista con una técnica increíble, que cuando quería podía mostrar virtuosismo desenfadado sin problemas.

Su legado musical es innegable tanto con Soda Stereo como solista. En lo particular siento que Confort y Música para Volar, ese unplugged que no lo es, es su evolución máxima como exponente musical.

Pero Cerati es más que eso, es parte de la historia de mi vida, de esos veranos en Iloca donde siendo niño uno pasaba las horas del día bañándose en la playa, cuando la capa de ozono no era un tema(a lo más te echaban rayito de sol) y uno volvía en la tarde a la casa y escuchaba en la radio ondera del momento “telarañas”, para después ver la puesta de sol desde el ventanal comiendo pan con mantequilla mientras sonaba Cuando pase el temblor a la vez que tu prima mayor y sus amigas se maquillaban emulando su estética y pegaban sus posters de TVGrama en la pared.

En mi juventud, fue Primavera Cero la primera canción de rock que me aprendí completamente y con la cual toqué con una banda improvisada para la semana del Colegio. Demonios, si aprendí a tocar Trátateme Suavemente y Té Para Tres, para tratar de conquistar a una mina (aunque no resultó el cortejo pero eso es otra historia).

Ya en mis periodos de crisis existenciales post colegio, Zona de Promesas es una canción que, contrario al tono triste, me levanta los ánimos, porque por esas cosas mágicas que genera la música te llega al alma. Es con esta canción que tengo una historia bien particular.

A Cerati lo vi en vivo una vez en mi vida, no con Soda Stereo, no cuando hizo el show sinfónico, sino cuando presentaba su primer disco solista post Soda que fue el Bocanada. Recuerdo ese octubre de 1999, que fui a verlo para escuchar Puente. Admito que con algo de resignación iba verlo, como una suerte de premio de consuelo al no haber ido al concierto de Soda del 97’, porque estaba claro que no abordaría el catálogo de su ex banda…pero cosas inesperadas pasan. De las 21 canciones de ese concierto sólo toco tres de Soda y entre esas tres Zona de Promesas ¿Cuáles eran las chances? Esa canción no era una de las esenciales de Soda en esa época, Internet no estaba masificada, no existía Setlist.fm así que yo no podía saber que la tocaría y que justo interpretara esa canción convertía un concierto al que iba sin muchas expectativas en un concierto mágico porque hizo conexión conmigo gracias a esa canción.

Y ahora se fue, pero los grandes no mueren y si forman parte de tu historia menos y por eso se hace inmortal. Sin más que decir y ocupando la frase con que pasó a la historia en 1997

 

¡¡GRACIAS TOTALES!!

Fecha de publicación: 04/09/2014. | Categorizado en: Música, Personal | Etiquteado en: , ,