Haciendo el camino: Una bitacora sobre el transcurso de la vida

The Winery Dogs, una banda que debió aparecer en los 90’s pero que vale la pena escuchar hoy

The Winery Dogs

Si hay algo que hay que admirar del Mike Portnoy post-Dream Theater es su capacidad de armar bandas del aire, ya sea por su necesidad de hacer música o por una búsqueda de darle nuevamente el palo al gato en la industria musical y tal vez, parece que está empezando a acertar.

Todo empezó cuando Portnoy anunció que se retiraba de Adrenaline Mob argumentando incompatibilidad de calendarios debido al compromiso adquirido con su, en ese momento, incipiente y desconocida banda The Winery Dogs. Si bien era reprochable el hecho que se retirase del grupo que él fundó y promociono en todas partes llegando a decir que iba a ser su segunda banda, lo concreto es que Adrenaline Mob no resultó y una prueba concreta de eso es que sus mejores canciones son covers. Así que más que un asunto de incompatibilidad la movida fue en pos de volver a intentarlo con una banda que resultase. Y para esta ocasión se reunió con “agentes libres” para tratar de lograrlo.

Luego de un intento fallado de hacer algo con Billy Sheehan y John Sykes, ya que este último se baja del proyecto, Portnoy y Sheehan buscan a Richie Kotzen para que se suba al barco y éste acepta. Y el resto sigue un natural orden: hacer un disco,  lanzarlo al mercado y salir de gira, con la esperanza que les vaya bien  dentro de lo que se puede esperar de una banda de rock de puros “ex”.

Cuando sale públicamente a la red el videoclip de Elevate mi primera impresión fue “esta banda debió de haber aparecido en 1994” porque a simple oreja era escuchar una cruza de Mister Big con Soundgarden, por el evidente hecho que hay dos ex-Mister Big en el grupo y por la voz de Kotzen que en la canción se parece mucho a la de Chris Cornell. Sin embargo Elevate tiene todo lo necesario para ser una buena canción, es pegajosa y está muy bien ejecutada y tiene ese feeling que tenía el Dream Theater de antaño que era ver músicos virtuosos haciendo buenas canciones con la potencialidad de ser escuchadas por todos. Y en eso es la esencia de The Winery Dogs: buenas canciones tradicionales muy bien ejecutadas con un estilo que trasciende las épocas, si es bien ejecutado, como es el Hard Rock.

Y esta fórmula está definida por el fiato y talento sus integrantes: Mike Portnoy ES el mejor baterista vivo (por mucho que yo critique la forma que administró Dream Theater los últimos 6 años antes de que se retirase)  y lo ha demostrado en bandas mucho menos pirotécnicas como esta, utilizando un kit de batería bien sencillo pero dejando en claro por qué es el músico más joven al ser inducido al salón de la fama de los bateristas. Billy Sheehan en sí solo es un espectáculo ambulante, siendo uno de los pocos seres de este planeta capaces de quitar el foco a Portnoy como Showman y uno de los bajistas con más onda y actitud al momento de tocar. Estos dos monstruos, contrariamente a lo que uno podría suponer,  son el suporte para que Richie Kotzen se luzca como frontman del grupo; un tipo tan piola y de bajo perfil que quizás por esta misma naturaleza no ha resaltado tanto en el gran escenario de la música, con un técnica de guitarra que merece toda alabanza, ya que cualquier tipo que rockee como lo hace sin usar uñeta es digno de admirar además con una voz que podríamos  colocarla como el punto medio entre David Coverdale y Chris Cornell.

El disco claramente se pensó para radio y tiene por lo menos 4 canciones aparte de Elevate que pueden sonar en radio sin problemas como son Desire, We are One, I’m No Angel o One More Time , podría ser casi todo el disco  pero por duración y estructura claramente las mencionadas cumplen el requisito. Tal vez haya ayudado que  centraron su estiloen un Hard Rock noventero a diferencia de Flying Colors que era un rock pop indie medio ecléctico.

Y los resultados se hicieron notar, el disco estuvo en los top 20 de billboard y en el top 10 de iTunes durante la semana de su salida. En las giras les ha ido bien, basta con comparar que Adrenaline Mob vino a Chile de teloneros en la cúpula del parque O’Higgins luego de más de un año de gira mientras que the Winery Dogs llenaron el teatro oriente (con letrero de sold out incluido) a dos semanas de haber sacado su disco debut y si hacemos más comparaciones, el video de Elevate se ha reproducido 600.000 veces en tres meses, mucho más que cualquier video de Transatlantic, Flying Color o Adrenaline Mob, Desire se ha visto más de 300.000 veces igualandose con videos de otras agrupaciones de Portnoy que llevan más de un año en Youtube. Incluso salieron tocando en Televisión, algo que Portnoy siempre quiso con Dream Theater.

Obviamente ante estos resultados Portnoy salió hace poco diciendo que esta es su nueva banda permanente. Por el bien de los Winery Dogs que sea así y que no tengamos que ver el fin de otro proyecto por alguna reunión sorpresa de Dream Theater o de Mr Big o que les bajen los monos y manden todo a la chucha, porque esta banda vale la pena escucharla y su disco debut pelea el disco de año, que para mi sorpresa, pensaba que ya estaba galardonado a Steven Wilson.

Fecha de publicación: 15/08/2013. | Categorizado en: Actualidad, Música | Etiquteado en: , , , , ,