Haciendo el camino: Una bitacora sobre el transcurso de la vida

La tecnología no siempre está al lado de uno

Cuando uno lee cualquier artículo de y/o pomada de algún gurú de la multimedia -o cara bonita producto de una ingeniera comercial de turno -sobre las bondades y beneficios de la tecnología, se le cree, ya sea en distintos grados; poco, mucho, pero se le cree.

Pero cuando estas mismas soluciones tecnológicas le juega en contra a uno, la cosa ya no es tan fantabulosa.

Días atrás tuve que pagar un impuesto por una de las boletas que emití a una de las instituciones con que estoy trabajando, un trámite bastante latoso que fácilmente hubiese evitado haciéndolo en el SII en línea, de no ser por un pequeño detalle: no tengo cuenta corriente. Lo más absurdo del cuento es que pese a que uno puede llenar el formulario 29 en línea e imprimirlo, ese documento tiene cero validez para los bancos, al final tiene que hacerse todo el tramite a la vieja escuela , llenando formularios en las Oficinas del SII.

En resumen no hay términos medios para poder pagar impuestos, o lo haces todo en línea o lo haces todo a mano. Se puede entender un poco por parte de quienes generan los sistemas, el no hacer estas excepciones, pero hay dos detalles que quiero hacer notar:

  1. Casos como el mío deben haber más.
  2. Que no todos los documentos digitales del SII tengan validez en el mundo real puede ser un problema porque de alguna forma no se le está dando la validez total al sistema en línea y al fin último de éste que es facilitarle la vida a los contribuyentes. Entiéndase que no estoy diciendo que cierren las oficinas del SII, y que se haga todo en línea pero que lo que se pueda hacer en la web y los documentos que se generen en línea tengan la misma validez que en el mundo real.

El otro tema le ocurrió a mi madre hace poco y nos demuestra que las tecnologías siguen siendo dominadas por gente cuyo fin último es ganar dinero a cualquier costo (que debe ser el 90% del mundo).

Hace un par de días la amable gente de Entel le quitó el número de celular a mi mamá argumentando que no había sido cargado con minutos hace más de cuatro meses, cuando la última vez que cargó con plata el celular mi madre fue en abril. Pero el asunto huele a rancio ya que en junio volví a cargar mi celular – que también es Entel – luego de DOS AÑOS, y nunca recibí amenazas de anulación de número. Entonces me puse a pensar que diferenciaba mi celular con el de mi madre y la respuesta es bastante obvia: mi celular durante los últimos dos años generó de algún modo plata, ya que recibía llamadas y yo ocupaba por lo menos una vez al mes el cobro revertido.

El celular de mi madre pasaba apagado, y obviamente si yo soy un empresario de telecomunicaciones que monitorea el uso de los celulares –sí, se monitorean- obviamente anulo el que no genera plata. Es una teoría, pero es la única razón lógica que explique cómo un celular que no fue cargado en dos años no haya sido desactivado y otro que fue cargado hace menos de 4 meses pero pasaba apagado sí. Además sumándole el hecho que esta clausula de los 4 meses sin recarga, está vigente desde el 2006 e incluso me atrevería decir que desde el 2005, por lo tanto mi celular necesariamente habría sido anulado.

El asunto es que el tema de los celulares sigue siendo una bolsa de gatos, donde cada empresa decide sus propias reglas y nunca las dejan en claro al usuario final para que se estén atentos a las consecuencias. Actualmente se envió una carta de reclamo tanto a Entel como a Línea directa del Mercurio.

En síntesis quería presentar estos casos como modo de reflexión, que si bien estamos rodeados de tecnologías, éstas no sirven ni ayudan si los que están a cargo de ellas no dejan claro desde un principio las reglas del juego. Y con reglas del juego me refiero a lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer, y que no te den informaciones contradictorias como me paso en el SII, quien su misma gente me dijo que los formularios impresos en línea eran válidos para poder pagar en bancos. O que no esté claro que el tener apagado el celular es causal de anulación de número.

En pocas palabras despelote total.

Fecha de publicación: 04/07/2007. | Categorizado en: Actualidad, Personal | Etiquteado en: